DANZA A DOMICILIO, PARA VERSE DESDE LA VENTANA

1
3420

 

Tijuaa BC, 23 de mayo de 2020.- En el universo de la escena todo está escrito, sin embargo, todo depende de, cómo, cada creador se reinventa, y en este específico tiempo donde las posibilidades cotidianas para las artes escénicas se encuentran en pausa por un lapso que parece no tener caducidad; es válido encontrar otros espacios de exposición que si bien se han utilizado en el pasado, hoy se identifican otros rincones al aire libre para que la escena sea observada desde dentro hacia afuera.

Hoy, la danza como la comida o como la serenata, se lleva a domicilio para consumirse, observarse y disfrutarla desde la ventana.

Así, es como nace Danza a Domicilio de la bailarina y coreógrafa Inés Herrera Campa, quien como muchos otros artistas escénicos se ha lanzado al caleidoscopio de posibilidades de su arte ante este «cambio de normalidad» como ella lo llama, debido a la contingencia de salud que a todos nos atañe.

Para ser exactos, desde el 22 de abril, encontró una nueva forma de estar, de comunicarse, de dar, de recibir; todo con el deseo de compartir danza más allá de la pantalla y de lo inoloro; que la llevó a hacer presentaciones en el patio de su casa, donde la audiencia la conformaron sus vecinos quienes fueron invitados a apreciar el espectáculo desde sus ventanas.

Entonces esa primera idea se transformó en querer hacerla, pero ahora en diferentes puntos de la ciudad, donde hubiera viviendas con ventanas y una buena perspectiva, además que contaba con la antesala perfecta para detonar esta visión de movimiento, la víspera del Día Internacional de la Danza.

Pero, ¿quién es «Inesénica» como muchos la conocen en sus redes? Inés Guadalupe Herrera Campa, es egresada de la licenciatura en danza de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), a quien le preocupa y ocupa el basar su quehacer artístico en la reflexión y el cuestionamiento de la representación escénica e indagar en el papel que juega el lenguaje corporal en ella como intérprete. Ha trabajado con diferentes compañías, entre las más destacadas Sin Luna Danza Punk, de Mexicali, ASYC/El teatro de movimiento y actualmente con Foco al Aire Producciones como creador escénico. Del mismo modo ha participado en importantes festivales de México como el Cervantino, Lila López, José Limón, Un Desierto para la Danza y Festivales internacionales en Colombia, Lithuania, Francia, Hungría e Italia.

Es curioso, como una joven creadora y bailarina que ha explorado los grandes escenarios de México y de otras naciones, hoy encuentre en lo íntimo de la urbanidad una posibilidad latente que la confronta con las caras de otros para compartirse regalando danza a domicilio; simplemente porque se resiste a la idea de limitar su danza a lo cotidiano de un escenario en forma  en tiempos de pandemia.

«Para que no muera el movimiento, para que no muera el olor de la danza. Salí a regalar «Danza para verse desde la ventana» Danza a domicilio, para festejar el día y de una vez por todas dar vida a este nuevo proyecto», me dijo emocionada en su epístola electrónica.

Pero ¿cómo se preparaba para cada representación? «Cada que iba en camino a un domicilio enviaba un mensaje de texto que decía: “Primera llamada / Voy en camino, estoy a X minutos”. Al llegar al domicilio había que observar y medir el espacio, preparar el sonido y ponerse el vestuario, entonces enviaba un segundo mensaje: “Segunda llamada / Saca la mano por la ventana y agítala, en seña del lugar desde donde recibirás la danza.

La tercera llamada la daba yo misma, parada frente al espectador, con cubre bocas, el cual me quitaba antes de empezar a bailar: “Tercera llamada / Esta pieza se llama “De mí, para ti” de la serie de Danzas para verse desde la ventana, deseo disfrutes esta Danza a domicilio”.

Como pueden imaginarse aquellos que no han vivido esta experiencia desde sus ventanas, Inés retoma recursos de los espacios teatrales convencionales como lo son el hecho de las llamadas, el dar la bienvenida a la audiencia y siempre con la esperanza de establecer un gusto en quien la observa.

Sin duda, Inés es más que un cuerpo que baila y se entretiene buscando nuevas formas, como toda artista de verdad, ubica sus dudas respecto a esta andanza a través de la cual indaga el acto social, el emocional y aprovecha para practicar valores como la solidaridad; además de luchar por adaptarse a este tiempo poetizando esta catástrofe a través de la danza.

Danza a domicilio es una alternativa arriesgada en un tiempo de riesgo. Parece redundante pero así es, si tomamos en cuenta, que hasta hoy dicho proyecto se sostiene de la iniciativa de su creadora, pues no cuenta con apoyo alguno por parte de las instituciones establecidas o de patrocinadores, de ahí que Inés esté trabajando intensamente en este momento tan difícil para la gestión de apoyos, todo con el fin de seguir llevándolo a cabo.

Entre otras cosas que me compartió, que por ahora se encuentra en una incipiente solitud desarrollando esta gran idea, debido a la situación CONTINGENCIA COVID 19 y la individualidad por el distanciamiento de estos tiempos.

Sin embargo, en breve habrá nuevas colaboradoras que se suman a Danza a domicilio, a manera de regodearse en su gusto por trabajar en equipo, refrendar su amor a la colectividad artística, y porque pese a que Inés aplaude enormemente la danza solitaria y virtual que suceden por las redes últimamente; y de las cuales ella también forma parte, dice extrañar muchísimo la cercanía, el olor a danza y el sentir otros cuerpos junto al suyo interpretando ideas, tiempos, atmósferas y emociones a través del movimiento.

Así, cada danza que lleva a domicilio consiste en la complicidad, en la incertidumbre del tiempo presente y en el futuro, la melancolía de los «viejos» hábitos y la capacidad de adaptación ineludible que ahora compartimos todos.

Pero vaya que el arte es milagroso, y también puede comprarse a gusto y sentimiento, como la danza que le encargaron a Inés como un regalo de cumpleaños.

El comprador dijo que debido a la cuarentena no habría festejo, abrazos y mucho menos regalos materiales para el cumpleañero; así que una Danza a domicilio parecía ser una buena forma de festejar y le solicitaron una danza de tema libre, para lo cual Inés  creó una FIESTA DE CUMPLEAÑOS en fast forward.

Lo anterior, fue un proceso creativo de 9 horas que arrojó como resultado una pieza de 7 minutos, a través de tres horas de ensayo; así como la preparación de material de producción, como la utilería y el sonido, antes de la entrega.

Mientras escribo, me es difícil ignorar las grandes posibilidades de despliegue de Danza a domicilio, así que su creadora apunta nuevos espacios de convergencia fuera de Tijuana, como Ciudad de México, Guadalajara y Oaxaca; lugares donde Inés cuenta con refugios, nuevas ventanas y cómplices en esta idea que busca traspolarse; mientras identifica otras posibilidades en otras entidades y con más colaboradores.

Así es la Danza a domicilio de Inés Herrera, a quien de repente también le inquieta la idea de quedarse en casa, pero que al salir toma todas las precauciones necesarias porque sabe el riesgo que implica estar afuera, para crear estas Serenanzas, románticas danza para verse desde la ventana.

1 Comentario

  1. Qué bonito ver a los artistas buscar los medios posibles por seguir mostrando sus talentos. El arte ha sido, es y seguirá siendo el medio más efectivo para la resilencia en las más duras crisis mundiales en cada libro de historia!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here