BENNY IBARRA PASEA A LA AUDIENCIA TIJUANENSE EN EL VIRGINIAN CON MULTI-INTERPREACIÓN

"Novecento”, un monólogo redondo con una excelsa interpretación a través del autodiálogo

0
361

Tijuana BC, 26 de enero de 2020.- “Novecento”, es de esos pocos monólogos donde hay más que un personaje,  más que un escenario, más que una historia, que nos permitió viajar entre olas y tormentas sobre un océano de emociones y preludios, todos ellos como engranes del gran Virginian, un montaje similar a un traje hilvanado a mano, con puntadas escondidas que no denotan sus costuras a simple vista.

“Novecento” el monólogo, fue la noche del 24 de enero en la Sala de Espectáculos del CECUT, el atuendo perfecto sobre escena, donde la excelsa y  multi-interpretación de Benny Ibarra, nos mantuvo  por hora y media en la proa de aquel trasatlántico musical que nos permitió vivir desde grandes olas, hasta tormentas y la guerra, además de conocer un noble y sencillo corazón con un solo mundo: un barco.

Así su intérprete, Benny Ibarra cuya trayectoria artística es más conocida por su gran carrera de compositor, cantante y actor de obras de teatro musical, asentó un precedente dando un giro total a su experiencia escénica con la interpretación de varios personajes que nos permitieron adentrarnos en la sencilla vida de “Novecento”.

Este monólogo del dramaturgo italiano Alejandro Baricco, que en el año 1998 fuera llevado a la pantalla grande por el cineastra Giuseppe Tornatore, narra la singular historia de un recién nacido que es abandonado en el transatlántico Virginian, y lo encuentra por casualidad Danny Boodman, un marinero negro que hará de padre para él hasta los ocho años de edad.

Aquí bien cabe hacer un paréntesis, para reconocer la experiencia y el ingenio de su director, Mauricio García Lozano, quien a través de un barco simulado por sombríos telones y la penumbra de un muy bien logrado trabajo de iluminación; así como un montaje sonoro entre ruidos de olas y música jazz, suman por mucho a la herramienta principal del trabajo teatral: el actor.

Asimismo, cabe hacer hincapié en que la experiencia artística de su intérprete, Benny Ibarra, fue para el mismo actor, la masa que toma un nuevo molde,  donde se vertieron todos estos años de experiencia para emerger escénicamente en un sobrio intérprete sin voz impostada, que lo mismo logra un niño, que una mujer conmovida, un capitán reacio, un marinero, un trompetista y un soberbio padre del Jazz, además de un joven pianista cuya fama trasciende de las olas a la tierra sin bajar de su barco.

Así es “Novecento” una historia con cadencia, un hombre, un viejo, un niño, una ola apacible y desbordada, un piano perfecto, un corazón comprometido, un duelo sin muerte, un alma ensanchada, un artista hecho todo, desde proa, banco, sombrero, voz y llanto reprimido, danza, ritmo, matiz desenfadado.

Que acierto tan puntual en la escena tijuanense. Desde aquí el aplauso al intérprete Benny Ibarra y a su director Mauricio García Lozano, por este trabajo escénico tan sublime, tan sobrio y elegante. Gracias por este modo tan artesanal de hacer teatro. Felicidades al CECUT por este alimento artístico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here