RADIOGRAFÍA BREVE DE LA DANZA CONTEMPORÁNEA EN EL MUNDO

0
1111

***Precursores, escuelas y técnicas dancísticas

Tijuana BC, 29 de abril de 2020.- El 2020 es un año atípico con respecto a la celebración del Día Internacional de la Danza en el mundo, así como otras celebraciones referentes a otras artes y festejos, tendrán que posponerse más allá de septiembre por la pandemia de COVID-19 que actualmente vivimos.

En el caso de México se ha parado por completo la ejecución de actividades, foros y plataformas dancísticas que, a diferencia de años anteriores, hacen de la celebración de este arte una fiesta que dura, por lo menos en la región noroeste del país, un mes de cadencia y movimiento.

Por eso, hoy hemos dedicado este espacio a hacer un poco de historia con respecto a la danza contemporánea en el mundo, sus precursores y técnicas.

Pero, ¿qué es la danza contemporánea? Desde la prehistoria, el ser humano ha buscado comunicarse a través de su cuerpo con el fin de expresar sentimientos, emociones y estados de ánimo con los cuales se retualizaban acontecimientos importantes propios de sus primitivas comunidades como nacimientos, bodas, defunciones y creencias basadas en el comportamiento natural de su entorno.

Así, en un principio la danza tenía un componente ritual que permitía celebrar ceremonias dedicadas a la fecundidad, caza, guerra y creencias; donde el movimiento corporal encontraba su origen en la respiración y los latidos del corazón, que permitieron establecer una primera cadencia que hoy conocemos como danza.

A finales del siglo XIX y con la finalidad de desarrollar una línea alternativa al ballet clásico, empezaron a aparecer bailarines danzando descalzos y realizando saltos menos rígidos que los que implementa hasta hoy la danza clásica. Con el tiempo, se establecieron variaciones que introducían movimientos de otros estilos de baile como el flamenco, tribal, acrobacias; así como el contacto físico.

Con el fin de la Segunda Guerra Mundial, a este movimiento se le identificó como danza moderna, pero su evolución a finales de 1940, hace que hoy la reconozcamos como danza contemporánea; traduciéndose a un torbellino de mezclas de estilos en el que todo se vale.

Pero para que haya un movimiento de cualquier índole, debe haber también uno o varios precursores que le den teoría y práctica. En este caso, la danza contemporánea inicia en Estados Unidos con la intervención de Isadora Duncan, originaria de San Francisco, California; quien motivada por el escándalo y una economía precaria abandonó la escuela formal a la edad de los 10 años y junto con su hermana Isabel comenzó a impartir clase de danza a otros niños de su barrio mientras  su madre impartía lecciones de piano. Entonces predominaban en las lecciones musicales Mozart, Schubert y Schumann, que sin duda, fueron una intrínseca influencia en el desarrollo artístico de Isadora, quien ya proponía liberar a sus pies de las delicadas pero lastimosas zapatillas de punta.

Imposible hablar de danza contemporánea sin mencionar la primera instauradora de una técnica: Martha Graham. La también estadounidense se inició en el movimiento del cuerpo después de ver bailar a Ruth St. Denis en 1910, sin embargo, no fue hasta sus 22 años en 1916 que tomó un genuino interés por el baile de manera profesional; ingresando a la escuela Denishawn, que dirigían la misma Ruth St. Denis y el bailarín Ted Shawn, este último fue quien descubrió el gran talento de Graham.

Pero la danza no sucede como un arte aislado, al contrario, la técnica Graham nace también  arropada por el constante apoyo Louis Horst, un músico que trabajaba como acompañante en la escuela Denishawn y que se convirtió en amante y mentor musical de Graham.

Para 1923, Martha Graham se muda a Nueva York para convertirse en instructora de baile en la Escuela de Música y Teatro Estman en Rochester, donde experimenta y encuentra los principios de su técnica que prácticamente se basó en la utilización del suelo y el control que puede efectuarse sobre los músculos del torso, apuntando prácticamente al equilibrio; descubriendo a su vez a la pelvis como la fuente de energía del bailarín.

Martha Graham funda su compañía en 1926 a través de la cual reflejó el arte moderno de su época. La técnica Graham es ampliamente conocida en el mundo por sus bases en la contracción y relajación del cuerpo, la caída al piso controlada, los saltos; así como el desarrollo secuencial del movimiento corpóreo. En 1932, Graham fundó el primer grado de bachiller de las artes en danza en la Universidad de Bennington y en 1951, creó la división de danza en la famosa Escuela Julliard.

Por su parte, Ruth Saint Denis creó el programa de danza de la Universidad Adelphi en 1938, uno de los primeros departamentos en una universidad norteamericana, el cual es hasta hoy una base fundamental del área del arte escénico de esta escuela. La escuela Denishawn que fundó en conjunto con su esposo Ted Shawn vio nacer a los precursores de la danza contemporánea en el mundo pues tuvo entre su alumanado a mentes prodigiosas como Martha Graham, Doris Humphrey y Charles Weidman.

En tanto que Ted Shawn fue el primer varón que reivindicó la masculinidad en la danza moderna, cuyo objetivo principla era devolver la dignidad que la danza masculina había tenido en la antigua Grecia. Después de su separación de Ruth Saint Denis fundó su propia agrupación «Ted Shawn and his men dancers», integrada por atletas, con el buscaba legitimarla danza masculina y dar fin a la danza afeminada de varones.

Doris Humphrey, es otras de las precursoras de la danza moderna y contemporánea, discípula de la escuela Denishawn y prácticamente descubridora del bailarín y coreógrafo mexicano José Limón. Se retiró de los escenarios en 1945, para convertirse en la directora artísitca de la compañía JoséLimón.

El arte no tiene fronteras, y como era de esperarse la geografía ayudó a ubicar a un personaje mexicano en el temprano movimiento y desarrollo de la danza contemporánea, el sinaloense, José Arcadio Limón Traslaviña, mejor conocido como José Limón, considerado precursor de la danza moderna e iniciador de las técnicas coreográficas que hasta hoy siguen vigentes, quien resaltó el rol masculino dentro de las compañías de danza profesionales.

Cuando a José Limón se le cuestionó en su momento sobre su acercamiento a la danzaj, recordó una presentación de Harald Kreutzberg e Ivonne Georgia, la primera función de danza a la que asistió, «lo que presencié, simple e irrevocablemente me cambió la vida. Ví la danza como una visión de poder inefable. Un hombre puede, con dignidad y torrencial mejestuosidad, bailar. Bailar como las visiones de Michelangelo y como baila la música de Bach». Fue justo esta declaración donde se encierra la determinación que llevaría a Limón a la fama y reconocimiento como bailarín, coreógrafo e instaurador de una técnica dancística en el mundo.

Así, Limón inició su carrera con sus primeros estudios formales en Nueva York al lado de Doris Humphrey y Charles Weidman, para 1946, ya había instalado su compañía de danza en Estados Unidos, Compañía de Danza José Limón, misma que fue la primera agrupación norteamericana en girar por los escenario de Europa. En su debut en 1947, el New York Times, catalogó a Limón como «el más fino bailarín masculino de su tiempo». Su pieza más relevante «La pavana del moro» en 1949, es una de las piezas de contemporáneo más replicadas en el mundo por diferentes compañías y ballets.

Merce Cunningham, otro bailarín y coreógrafo estadounidense fue solista de la compañía Martha Graham, tuvo como un gran aliado a uno de los primeros músicos que compuso piezas y variaciones musicales para danza moderna y contemporánea, el hoy famoso John Cage. Cage fue sin duda un motor que llevó a Cunningham a fusionar la tecnología con la danza, de ahí su intenso trabajo a través del programa computacional «DanceForms», que utilizó para realizar todas sus danzas.

En 1997, empezó a trabajar en captura de movimientos al ladode Pual Kaiser y Shelley Eshkar de Riverbed Media con el fin de desarrollar el decorado para BIPED, con música de Gavin Bryars, cuyo estreno se realizó en 1999 en el Zellerback Hall de la Universidad de California el Berkeley. Merce Cunningham es uno de los precursores de la danza contemporánea más recientes de esta disciplina con distinciones importantísimas posteriores a su muerte en 1992; como el Praemium Imperiale en Tokio en el año 2005.

La danza contemporánea llega a México de la mano de Waldeen Von Falkenstein, bailarina y maestra estadounidense originaria de Dallas, Texas quien emigró a México en 1939 y donde creó la primera gran escuela de danza mexicana y donde tuvo como alumnas a las no menos encomiables a las tres pilares de la danza en México: Guillermina Bravo, Ana Mérida y Amalia Hernández.

En 1934, se presentó por primera vez en nuestro país con el ballet japonés Michio Ito, causando un gran revuelo en la comunidad artística de México, por lo que fue invitada a por las autoridades mexicanas y cinco años más tarde se integró como parte activa de la historia artística cultural mexicana. Así, en 1940 fundo el Ballet de Bellas Artes el cual estuvo vigente hasta 1947, de la cual surgió Amalia Hernández, creadora a su vez del Ballet Folclórico de México. Waldeen estuvo posteriormente unos años en Cuba para regresar a nuestro país y fundar su propia escuela Waldeen Ballet.

Casi a la par de Waldeen, aparece en el escenario dancístico mexicano Anna Sokolow una bailarina coreógrafa estadounidense de origen polaco que perteneció la compañía de Martha Graham y la cual formó en nuestro país el primer grupo de danza moderna, quien desarrolló piezas mmemorables como Rooms, Dreams, Steps of silence, Secenes from de music of Charles Ives y Homage to Ferderico García Lorca.

Era imposible cerrar esta breve radiografía de la danza contemporánea en el mundo sin mencionar a la madre de la danza en México, Guillermina Bravo, directora y fundadora de la academia de la Danza Mexicana, estableció junto con Josefina Lavalle la compañía de ballet nacional en la Ciudad de México en 1948, misma que hoy en día se halla en Querétaro desde 1991; en la cual se establece también el Centro Nacional de la Danza Contemporánea.

Guillermina Bravo se le otorgó el Premio Nacionla Bellas Artes en 1979 y el Premio Nacional de Danza José Limón en 1989. De origen veracruzano, cursó estudios con Waldeen Von Falkenstein y danza folclórica en la Escuenal Nacional de Danza, además de varios cursos musicales en el Conservatorio Nacional de Música.

En 1938 coincidió en cursos impartidos por Estrella Morales, y enseñó la coreografía que había aprendido de forma autodidacta desde 1940 hasta 1945, mientras bailaba como bailarina del Ballet de Bellas Artes, en la Ciudad de México. Posteriormente se involucró en la creación de la Academia de la Danza Mexicana y el ballet nacional. Después de 1960 se retiró.

Guillermina Bravo, murió recientemente en el mes de noviembre del año 2013 y ha sido motivo de inspiración y reconocimiento de muchos bailarines y coreógrafos de gran fama en México.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here